TERMOGRAFÍA EN INSTALACIONES TERMICAS

La termografía infrarroja en instalaciones térmicas tiene una doble función: por un lado, detecta fugas y pérdidas energéticas de equipos e infraestructuras, y por otro, es una herramienta muy útil en aplicaciones donde la eficiencia energética es de vital importancia.

Tal como se ha detallado en los apartados de instalaciones eléctricas y mecánicas, los registros de temperatura se realizan a distancia y con seguridad.

Las principales aplicaciones para este sector son:

check  Industria: fugas térmicas en hornos, elementos refractarios, tuberías, etc.

check  Cámaras frigoríficas: auditoría energética con detección de pérdidas de aislamiento.

check  Edificios: auditorías de eficiencia energética en envolvente de edificios.